Descanse en libertad

Georges Moustaki

Georges Moustaki

Ha fallecido Georges Moustaki. Descanse en paz. Descanse en libertad.

Lo descubrí con 15 años. En Granada, año 1973. Con “Le Meteque“, cómo no. Probablemente el poema que a todos nos acercó a Moustaki.

Lo recuerdo muy bien. No por él, sino por el momento. Solíamos participar en un “disco-forum” que por aquellas fechas se celebraba los sábados por la tarde en Los Capuchinos. Eran tiempos de curas rojos, sindicatos clandestinos y movidas universitarias. Esas reuniones, disco-forums, video-forums, libro-forums, etc…, costaron más de un disgusto a los Capuchinos y a los que participábamos en ellas. Esta fue una de esas, que acabó con “los grises”, aún iban de gris, desalojando y precintando el salón de actos, algún cura en comisaría y los menores de edad con algún pescozón. Tampoco es que Moustaki fuera para tanto. Al menos él solo, pero en compañía de Lluis Llach, Raimon, Paco Ibáñez, Manuel Gerena, Serrat (en búsqueda y captura por unas declaraciones en México contra el Régimen), Georges Brassens, Jacques Brel, etc…, como que daba un poco el cante.

Entonces, con 15 años, teníamos referentes. Modelos, esperanza. Antes fueron los poetas. A nuestra generación nos tocaron los “cantautores”,  eran nuestra voz. Vivíamos la resaca del 68 y los estertores del franquismo. Y poco a poco nos van dejando. Brassens, Brel, Joplin, Lennon, Alvin Lee, Labordeta,… Algunos quedan. Quedan sus versos, sus acordes para alimentar nuestra nostalgia. Pero, ¿Y después?¿Quién nos prestará su voz?¿Quién pondrá en verso nuestros sueños?.

Poco a poco nos estamos quedando solos con nuestras vivencias, nuestros recuerdos, que a ciertas edades, ya es bastante. Por eso siento una enorme tristeza por las generaciones que nos siguen. ¿Qué recuerdos se están construyendo?¿Qué les quedará cuando se enfrenten desnudos ante el espejo?

Son muchas y variados los poemas de Moustaki, pero el que más refleja los sentimientos que me afloran ante la noticia de su muerte es este que os dejo: Ma solitude (mi soledad). Descansa en Paz, en Libertad, viejo rapsoda.

Ma solitude

“Por haber dormido tantas veces con mi soledad, 
he conseguido de ella casi una amiga, una dulce costumbre. 
Ella no me deja dar ningún paso,es como una sombra fiel. 
Me ha seguido aquí y allá, en las cuatro esquinas del mundo. 
No, yo nunca estoy solo con mi soledad. 
Cuando está en el hueco de mi cama, toma todo el espacio, 
Pasamos largas noches, los dos cara a cara. 
Realmente no sé hasta donde irá esta cómplice 
Tendré que hacerme a ella o reaccionar ? 
No, nunca estoy solo con mi soledad. 
Por ella he aprendido tanto como lágrimas he derramado 
Si a veces la repúdio, ella nunca me desarma. 
Y si yo prefiriese el amor de otra cortesana, 
Ella estará ahí en mi último día, mi última compañera 
No, nunca estoy solo con mi soledad. 
No, nunca estoy solo con mi soledad.”